Uber tiene que ser una opción en Puerto Rico / @LOCOSDEL136


La entrada de Uber a Puerto Rico ha transformado la movilidad para miles de puertorriqueños y visitantes. A su vez, ha creado un nuevo sector económico que le permite a cualquier dueño de vehículo ser su propio jefe.

Esta innovadora revolucion enfrenta ahora la oposición de quienes únicamente quieren proteger los intereses de una pequeña minoría. Esos grandes intereses, los dueños de las compañías de vehículos de lujo y los acaparadores de licencias de taxis, entre otros, pretenden secuestrar al país con precios que mantienen artificialmente altos. Quieren arrebatarles a miles de socios de Uber, y de las otras dos compañías de capital puertorriqueño que operan bajo el mismo modelo, la oportunidad de cuadrar el mes con unas horas de trabajo digno y honesto. Quieren obligar, a los locales y a los turistas, a usar sus servicios, en vez de competir y ganarse el privilegio de que el usuario los escoja libremente.

Sus argumentos legales, en un pleito en el que no incluyeron como parte a Uber, son anacrónicos, incompletos y errados. Basándose en la Ley de Transportación Turística, aprobada en el 2002, pretenden que el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) no pueda autorizar y regular medios de transporte que transiten por lo que ellos denominan “zonas turísticas”. En otras palabras, si fuera por ellos, ni las guaguas de la AMA ni los vehículos públicos podrían desplazarse hasta El Viejo San Juan, Condado, Isla Verde, Miramar y otras zonas que puedan ser de interés para quien visita Puerto Rico.

En sus planteamientos ante el tribunal, no le informaron a la jueza que el DTOP decidió regular servicios como el que ofrece Uber y sus socios bajo la Ley 148 de 2008, la cual le aplica a otros tipos de vehículos públicos. Más allá de que una ley posterior enmienda, explícita o implícitamente, leyes anteriores, lo cierto es que los vehículos públicos que siempre han sido regulados bajo la Ley 148, como los que hoy cubren la ruta entre Barrio Obrero y Viejo San Juan, ya acceden a zonas de interés turístico.

Más aún, esta aplicación de la Ley 148 ya fue validada por el juez Ángel Pagán en un pleito en el que la Comisión de Servicio Público intentaba asumir la jurisdicción sobre Uber para así impedir la entrada de la empresa y la creación de miles de oportunidades de autoempleo. En su sentencia, el juez expresó, “que es el DTOP el ente con jurisdicción exclusiva para regular los servicios ERT ofrecidos por Uber, los cuales representan una herramienta para desarrollar la transportación colectiva de acuerdo a los avances tecnológicos disponibles. Al así resolver, nos unimos a las jurisdicciones a través del mundo que han resuelto similar controversia.” Dicho de otra forma, el juez reconoció que Uber, y empresas similares, ofrecen algo distinto, que complementa otros servicios de movilidad, como la transportación colectiva, y que por ende cae bajo la facultad regulatoria del DTOP.

Uber y sus socios conductores han estado cumpliendo con el reglamento que el DTOP desarrolló y han respetado la prohibición, incluida voluntariamente en el reglamento por el Secretario de Transportación, al recogido de pasajeros en puertos marítimos, el aeropuerto y las entradas de los hoteles. La propia Compañía de Turismo, en la sección “Moving Around” de su página de internet, orienta a los visitantes a los efectos de que es únicamente en estos tres puntos donde los transportistas turísticos tienen acceso exclusivo para el recogido de pasajeros. Solo en el aeropuerto, más de 60,000 turistas han abierto la aplicación para encontrarse con una pantalla donde Uber les informa que no les puede recoger en dicha instalación.

Ahora, la compañía de vehículos de lujo que llevó este pleito frívolo, pretende que en vez de un Uber, los residentes del Viejo San Juan y otras zonas turísticas se vean obligados a pedir una limusina para ir al centro comercial. Y pretenden además que en vez de ser un destino de vanguardia, que proyecte modernidad y que le ofrezca al turista la alternativa de movilidad que ya están acostumbrados a utilizar en más de 500 ciudades a través de 65 países, que Puerto Rico se quede atrás.

Uber llegó para quedarse y tiene que ser una opción para quienes viven aquí y quienes visitan la isla. Uber es para todos.

FUENTE: Por Juan Andión EL NUEVO DIA

Anuncios

Publicado el 5 diciembre, 2016 en Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: